La relación más estrecha entre Póker y Ajedrez

Aunque nos parezca raro o no lo hayamos escuchado en ninguna ocasión, es un hecho que un buen jugador de ajedrez, será un buen jugador de póker. Como curiosidad, apuntar, que la liga de ajedrez en los Estados Unidos, está patrocinada por Pokerstars.
Vamos a ver algunas similitudes entre estos dos tipos de jugador. Para ser un buen jugador de ajedrez, y de póker, hay que reunir una serie de características:

Tener pasión por el juego: Esto, por supuesto, es extrapolable a todos los jugadores, se trate del juego que se trate. A alguien que le encante una actividad, qué duda cabe que la practicará no con asiduidad, sino siempre que pueda, además, estudiará por el placer de estudiar y ser mejor, leerá todo lo que caiga en sus manos sobre el tema, verá partidas en directo, por internet, videos, estudiará los rivales y sus estrategias, y aunque en el póker tiene su importancia el factor suerte, en el ajedrez no deja de tener su importancia, muchas veces no se trata de ganar al contrincante, si no desconcertarlo, y que dude de su táctica, por ejemplo.

La confianza: Otro elemento común y muy importante, si no se tiene suficiente confianza en uno mismo es muy fácil perder partidas que deberían haberse ganado. Además, ante la falta de confianza, se actúa lentamente, algo que aprovecharán los rivales.

Estudio de los oponentes: Tanto en uno como en el otro deporte, se hace un trabajo ímprobo de estudio al detalle de todos y cada uno de los rivales, tanto los ajedrecistas como los mejores jugadores de póker analizan sus partidas, los hábitos y estrategias de sus rivales, todo con el fin de conocer lo mejor posible, saber su modo de juego de cara a extraer una estrategia de juego personalizada para cada rival, y saber por ejemplo de su fortaleza emocional, todo lo cual redundará en mejores posibilidades de ganarle.
-Ser capaz de superar la tensión: En ambos deportes, durante las partidas se genera mucha tensión, y los nervios pueden fallar. Llegar a una partida tensos, puede derivar fácilmente en cometer errores y no ser capaz de ver con claridad qué estrategia utilizar, o darse cuenta de la estrategia del contrario.

La estrategia. Cada jugada, en los dos deportes, es producto de un estudio minucioso de todas las variables, las decisiones se toman después de haber analizado todas o casi todas las opciones.

El análisis: En los dos deportes, el realizar una jugada determinada, supone analizar las consecuencias y las posibles jugadas que se van a realizar a continuación de ésta. También se requiere analizar el estilo de juego de nuestros rivales, y calibrar cómo le puede afectar una determinada jugada. Como hemos dicho anteriormente, muchas veces es más importantes desconcentrar al rival que asestarle una jugada definitiva.

La actitud: Lo mismo en uno que en otro, hay dos tipos de jugadores, activos y pasivos. Aunque no siempre se vaya a jugar de la misma manera, se puede hacer creer al rival que somos de determinada manera, y posteriormente variar completamente nuestro estilo de juego.

Como hemos visto, hay múltiples similitudes entre ambos jugadores. De hecho, el póker, en el año 2011 fue reconocido como deporte mental, algo que ya era el ajedrez desde hacía mucho.

 


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*