Un argentino es el mejor ajedrecista del mundo entre los menores de 8 años

por Carlos Ilardo.

Por primera vez en el historial del milenario juego, un ajedrecista argentino alcanzó el privilegio de ubicarse como N°1 del mundo Ilan Schnaider, vecino del barrio de Palermo y que el pasado 8 de febrero cumplió 8 años, en los registros de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE, según sus siglas francesas), es señalado como el mejor ajedrecista Sub-8 del planeta; una marca que se extiende por América como el mejor hasta 9 años y en la Argentina, su nivel de juego está por encima de los menores de 10. Todo un récord para el nuevo niño maravilla de los escaques y trebejos.

Hace una semana, Ilan, hincha de Boca, exhibió sus credenciales de altas capacidades para descifrar los entresijos del juego ciencia tras consagrarse por tercera vez consecutiva en campeón argentino de ajedrez en la categoría de menores de 8 años. Ante 26 rivales, en un certamen a nueve ruedas, Schnaider, socio del Círculo de Ajedrez Torre Blanca, finalizó invicto con el ciento por ciento de los puntos en disputa. «Sí, me gustó ganar otra vez pero esta fue la más fácil de todas», dijo sin eufemismos el talentoso niño que cursa el tercer grado en la Escuela Martín Buber, habla tres idiomas (castellano, inglés y hebreo), y está dando sus primeros pasos en el estudio de violín.

Acaso pueda resultar curioso que a los 8 años, y con solo tres de ellos dedicados a pulir los rudimentos en el juego, este chico desafíe a sus pares como un experto en una actividad con más de quince siglos de historia documentada, pero de la que se conocen una innumerable cantidad de niños prodigios. «La idea es acompañarlo, que siga jugando y divirtiéndose, pero sin descuidar su entorno emocional y social», dicen casi a dúo Carolina y Ram -que también son padres de Dana, de 6 años-, y cuyas vidas giran en torno de la nueva promesa del ajedrez argentino.

Sin bien la práctica del noble juego llegó al país hace más de cuatro siglos, apenas un puñado de ajedrecistas vernáculos por dedicación y talento logró treparse hasta la cima, mientras otros se quedaron en el intento. Si hablamos de conquistas individuales, la nómina se recita de memoria: Oscar PannoCarlos Bielicki y Pablo Zarnicki (los campeones mundiales juveniles), Marcelo Tempone (campeón mundial cadete) y Sandra Villegas (campeona mundial infantil). La última medalla dorada llegó en 2014, la obtuvo el joven Alan Pichot (campeón Mundial Sub-16, y que hoy, a los 20, es el 3er mejor ajedrecista del ranking argentino detrás de Sandro Mareco y Diego Flores). Justamente Schnaider parece ser la estrella en ciernes que se encamina a tomar la posta que dejaron sus geniales predecesores.

Lea el reportaje completo en Infobae

 


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*