Arkady Dvorkovich es el nuevo presidente de la FIDE

El equipo de Dvorkovich
El equipo de Dvorkovich

Mientras los representantes de las mejores selecciones luchaban por medallas en la novena ronda de la Olimpiada, los delegados de cada país elegían al nuevo presidente de la FIDE. El ruso Arkady Dvorkovich se impuso en el conteo de votos, después de que el inglés Nigel Short se retirara de la contienda y le diera su apoyo. Esto termina una era de casi 23 años, en los que la Federación Internacional fue presidida por Kirsan Ilyumzhinov. | Foto: Georgios Souleidis  Lea la crónica completa por Antonio Pereira para Chessbase

El fin de una era

Por primera vez en muchos años, la Asamblea General de la FIDE recibió a tres candidatos a presidente. Georgios Makropoulos, Nigel Short y Arkady Dvorkovich (en el orden en el que se anunciaron) tenían la intención de suplir a quien dejó de ejercer su cargo como presidente activo hace ya un tiempo, el ruso Kirsan Ilyumzhinov.

El hecho de que hayan sido tres —y no dos como en elecciones previas— los candidatos provocó que en la víspera se hablara de alianzas el día de la elección. Y, como se veía venir, fue Nigel Short quien retiró su candidatura y decidió apoyar a Dvorkovich. Tras este anuncio, se realizó el conteo de votos y el ruso se impuso por 103-78.

Dvorkovich cumplió previamente varias funciones de alto vuelo en el gobierno ruso: fue viceprimer ministro en el gabinete de Dmitry Medvedev y asistente del presidente. También se destaca su labor como cabeza del comité organizador del mundial de fútbol de Rusia.

Veamos con qué equipo se presentó y cuál era su propuesta:

Sitio web de su campaña: fide2018.com
Twitter: @adorkovich

Equipo

Presidente Adjunto: Bachar Kouatly (Francia)
Secretario General: Enyonam Sewa Fumey (Togo)
Vicepresidentes: Mahir Mammadov (Azerbaiyán), Julio Granda (Perú)
Tesorera: Zhu Chen (Catar)

En sus palabras:

Estoy buscando la presidencia de la FIDE con un claro objetivo: elevar a la FIDE a los estándares más alto de profesionalismo, eficiencia y transparencia. La FIDE debería convertirse en una organización globalmente visible y respetada, que promociona el ajedrez en todas partes del mundo y contribuye al desarrollo sostenible de nuestras sociedades.

Habiendo estado conectado profundamente con el ajedrez desde mi niñez, tuve la oportunidad de ayudar en la promoción de nuestro juego muchas ocasiones, mientras que mi reciente experiencia como Jefe del Comité Organizador Local de la Copa del Mundo de la FIFA 2018 en Rusia me ha ayudado mucho a ver las cosas más claras. Estoy listo y dispuesto a usar mis habilidades y conocimiento para transformar la FIDE, y para elevar al ajedrez a la altura que se merece.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*