Frank Marshall y la jugada más espectacular de la historia

Frank Marshall
Frank Marshall

Hace hoy ciento cuarenta y un años, nacía en New York Frank James Marshall, extraordinario ajedrecista, que brilló nada menos que en la época donde estaban en pleno apogeo las carreras de figuras de la talla de Lasker, Capablanca y Alekhine. Campeón de su país durante veintiseis años ininterrumpidos, fue un jugador táctico por excelencia, creador de bellas combinaciones y autor de la que aún hasta hoy muchos consideran la más hermosa jugada de la historia del ajedrez.  por Horacio Olivera para Ajedrez12

Ya desde muy joven Marshall se destacó como un jugador de gran categoría. Luego de bregar para abrirse paso en un ambiente competitivo en su país y haber logrado un triunfo resonante en el campeonato de EEUU en 1899, a principios del siglo XX viajó a Europa, con el propósito de alternar en los tableros con los más afamados maestros del Viejo Continente. Logró el triunfo en un torneo en Londres , lo que le dio la oportunidad de ser aceptado como participante en el fuerte Torneo de París en 1900, donde para sorpresa de todos alcanzó el tercer puesto, postergando, entre otros a los conocidos Maroczy y Schlechter, consiguiendo derrotar al gran Lasker en la partida individual.

De regreso a su país, y ya dentro de la élite mundial, en 1904 ganó el Campeonato Estadounidense, pero en un rasgo de la caballerosidad (virtud que siempre lo habría de destacar) no aceptó el título de campeón, en vista de que Harry Pillsbury, reputado como el mejor jugador de EEUU en ese momento, no participó en el torneo debido a estar ya aquejado de una grave enfermedad, la misma que finalmente lo llevaría a la muerte en 1906. Incluso Marshall no aceptaría el título sino hasta revalidar sus méritos en el campeonato de 1909.

En 1906 logró el triunfo en el torneo de Cambridge Springs, delante del mismísimo Campeón Mundial  Lasker, y poco después lo retó a un match por la corona. Lasker aceptó y el duelo se desarrolló a principios de 1907, en un original recorrido por seis ciudades estadounidenses, entre ellas New York y Washington. El resultado fue catastrófico para Marshall, pues el campeón hizo alarde de una superioridad contundente derrotándolo en ocho encuentros, con siete tablas; el americano no logró ganar ninguna partida. Ver http://bit.ly/2aLcafF

Lea el artículo completo aquí

 


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*