Catedral de Naumburgo, ajedrez y patrimonio de la humanidad

La catedral de San Pedro y San Pablo de la localidad alemana de Naumburgo ha sido declarada el pasado 1 de julio patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco.

La catedral, cuyo inicio de construcción data del siglo XIII, en 1209, es conocida por sus estilos románico y gótico y por las obras del llamado ‘maestro de Naumburgo’, un artista viajero desconocido autor de las esculturas de piedra en el interior. La Alta Edad Media dejó huellas en el sur del estado alemán de Sajonia-Anhalt al que pertenece.

El coro occidental de la catedral es una obra maestra del arte escultórico gótico. El ‘maestro de Naumburgo’ creó figuras llenas de una natural vitalidad, algo que en el siglo XIII era poco común. Allí se ve la figura de doce representantes de la nobleza, quienes con sus cuantiosas donaciones posibilitaron la construcción del templo. Entre ellos, estaba Ecardo II de Meissen (985-1046) y su mujer, Uta de Ballenstedt (1000-1046).

El escritor italiano Umberto Eco (1932-2016) a la pregunta de con qué personaje histórico le gustaría cenar, dijo: “Con Uta de Naumburgo”, famosa por su belleza lejana y de apariencia inaccesible. Para algunos es la mujer más bella de la Edad Media. Sin embargo, Walt Disney (1901-1966) se inspiró en ella para la madrastra malvada de Blancanieves.

El reconocimiento de la Unesco “es un gran premio, un homenaje especial a Naumburgo y la región”, dijo la ministra de estado para Políticas Culturales Internacionales en el Ministerio de Exteriores alemán, Michelle Muentefering. “Como la obra principal del maestro de Naumburgo, la catedral muestra cuán importante ha sido siempre el intercambio cultural y la movilidad de los artistas para el desarrollo del arte en Europa”, declaró.

Pero esta catedral contiene una imagen icónica que ha pasado a la historia del ajedrez y sus ciudades. En el lado norte del coro este hay una imagen de dos animales jugando al ajedrez. Para unos, son dos monos, para otros, unas nutrias y hay quien ve un simio y una nutria o incluso, una partida entre un simio y un felino, en todo caso es una representación muy singular del ajedrez por estar reflejada dentro de una iglesia.

Lea el artículo completo aquí


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*