Niños geniales en jaque

Rameshbabu Praggnanandhaa, durante el torneo Tradewise Gibraltar, el pasado enero. Leontxo García
Rameshbabu Praggnanandhaa, durante el torneo Tradewise Gibraltar, el pasado enero. Leontxo García

La hazaña del indio Praggnanandhaa, gran maestro a los 12 años, reabre el debate sobre precocidad y equilibrio educativo

Rameshbabu Praggnanandhaa, recibido esta mañana como un héroe en el aeropuerto de Chennai (la antigua Madrás, India), va al colegio sólo para los exámenes porque su prioridad es ser campeón del mundo de ajedrez. De momento es el 2º gran maestro más precoz de la historia, a los 12 años, 10 meses y 13 días. El ajedrez es, junto a la música y las matemáticas, la actividad que produce más niños prodigio, cuya educación no es nada fácil, como ocurre con casi todos los superdotados o alumnos de altas capacidades.

“Tiene la chispa de la genialidad en sus ojos. Pero también es un niño cariñoso y amable, al menos con las personas que considera miembros de su mundo, como yo. Trabajé con él unos diez días, y solía preocuparse de llevar mi ordenador y otros detalles de ese tipo”, recuerda el español Elizbar Ubilava, uno de los mejores entrenadores del mundo. “Desde el punto de vista de las relaciones humanas, parece un niño bastante normal a juzgar por lo bien que se lleva con su hermana, por ejemplo, y su familia en general, que es de clase social muy humilde”, añade.

Lea el artículo completo en El País


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*