Ajedrez de Estilo

Noticias de ajedrez – Argentina y del mundo

Siesta-szanatorium-en-1931

Siesta-szanatorium-en-1931

Vasily Nilolaievich Panov (Kozelsk, Imperio Ruso, 1 de noviembre de 1906 – Moscú, URSS, 13 de enero de 1973) fue un fuerte maestro soviético, además de escritor y periodista, poseía grandes dotes intelectuales e ideas políticas bien definidas.

Escribió libros de apertura, biografías sobre Alekhine y Capablanca, comentando sus partidas, etc., disputó cinco finales del Campeonato de la URSS, su contribución más conocida a la teoría de las aperturas es el Ataque Panov, que puede derivar de 1.e4 c6 2.d4 d5 3.exd5 cxd5 4.c4, como periodista lo más notable fue su labor de columnista de Izvestia desde 1942 a 1965.

Al comienzo de mi adolescencia recuerdo haber mirado sus libros de apertura que según decían, y con razón, eran de lo mejor que había, me llamó la atención lo que yo creía un excesivo celo en “sovietizar” los nombres de las aperturas, la Variante Tartakower del Gambito de Dama era la Makogonov-Bondarevsky, la Defensa Pirc se convertía en Ufimtsev, por ejemplo, luego vi que esa costumbre no era un invento de Panov, sino lo habitual en la URSS durante esos años.

En sus libros Kasparov hace una mezcla curiosa, llama a la Variante Tartakower como “Variante Tartakower-Makogonov-Bondarevsky”.

Volviendo a Panov, Genna Sosonko habló en la revista New in Chess 2014/3 sobre una carta conocida hace relativamente poco, fechada el 10 de mayo de 1950, es decir en el comienzo de la guerra fría, dirigida a las autoridades soviéticas, firmada como “V.N. Panov, Maestro del deporte en Ajedrez, miembro del Partido Comunista”.

Panov hablaba de un libro publicado poco antes por el estoniano Paul Keres sobre las Aperturas Abiertas, tras señalar que “no hay tarea más noble o responsable que establecer la incontestable autoridad de las escuelas rusa prerrevolucionaria y soviética, y clarificar y mostrar convincentemente el liderazgo de los rusos en esa destacada rama de la cultura que es el ajedrez”.

¡Qué responsabilidad!, ¿no le parece?, la pregunta que surge es si, además de analizar bien las aperturas, estuvo Keres a la altura de esa misión histórica, y no sabemos siquiera si Keres era consciente de esa hercúlea tarea “asignada”.

Panov nos contesta así: “Paul Keres no tuvo éxito en su tarea. Peor aún, usó la plataforma que se le había brindado para la irrestricta glorificación de los teóricos extranjeros, incluyendo hasta a mercenarios fascistas y traidores al pueblo soviético, cuyas labores “teóricas” no tienen ningún valor”.

Y siguen los mandobles, uno tras otro, criticando que usara frases como “Fine recomienda”, 15 veces según sus cuentas, o “Euwe recomienda” y “Tartakower recomienda”, “más de 30 veces”, y no daba el justo reconocimiento a Chigorin y los otros creadores soviéticos.

Hubo algo que indignó sobremanera a Panov, “Llega a lo máximo del sinsentido [cuando trata de] bautizar una variante que se conoce desde hace mucho y ha sido diligentemente desarrollada por los teóricos soviéticos”, con el de “siesta”.

Panov aclara que siesta, “Significa un descanso tras el almuerzo, que nunca ha existido en la literatura ajedrecística”, y sigue, “Ni un solo maestro soviético, ni un solo teórico lo escuchó” y se pregunta “¡¿Por qué en este supuestamente libro serio, usó Keres un absurdo, vacío e inexistente nombre?!”, y no se quedó ahí, porque “Desafortunadamente la siesta no fue la única innovación de Keres”, etc., etc.

Lo divertido de esto último es que la Variante Siesta no debe su nombre a “nuestra” siesta, sino a que la empleó Capablanca en un torneo de Budapest, cuya sede de juego fue el Sanatorio Siesta, en septiembre de 1928, ante el húngaro Endre Steiner.

El torneo de Budapest pertenece al período de 1928 a 1931, donde Capablanca jugó con frecuencia para convencer a la opinión pública de que Alekhine debía concederle la revancha, ganó por delante de Marshall y Spielmann, y en octubre ganó un torneo más fuerte en Berlín, superando ampliamente a Nimzovich, Spielmann, Tartakower, Reti, Rubinstein y Marshall.

Endre Steiner (27 de junio de 1901 – Budapest, 29 de diciembre de 1944) era el hermano mayor de otro maestro, Lajos Steiner (Oradea, entonces Hungría, ahora Rumania, 14 de junio de 1903 – Sídney, Australia, 22 de abril de 1975).

Los mayores éxitos de E. Steiner fueron en las cinco olimpiadas oficiales en las que representó a Hungría y la no oficial de Múnich 1936, integró el equipo campeón tres veces (1927, 1928 y 1936) y en dos el subcampeón (1930 y 1937), además de lograr la medalla de plata individual en 1937.

Endre Steiner murió en un campo de concentración nazi en Budapest, su hermano había emigrado a Australia en 1939.

Sobre la partida que dio origen a la confusión de Panov, Capablanca comentó tras la jugada 31 negra: “Este es un buen lugar para llamar la atención sobre las llamadas jugadas brillantes con entrega de piezas. Estas jugadas son brillantes si son las más fuertes; pero si no, lejos de ser brillantes, son, a mi juicio, jugadas inferiores. El maestro, si es un verdadero artista, debe buscar la perfección y no fuegos artificiales con el objeto de deslumbrar a la concurrencia”.

Veamos la partida con instructivos comentarios de Capablanca, que van entre comillas.

Endre Steiner – José Raúl Capablanca
Apertura Española, Variante Siesta [C74] Budapest (6), 27.09.1928

Ver en visor

Lea el artículo con muchas fotografías, en La Tabla de Flandes

 

 


Share Our Posts

Share this post through social bookmarks.

  • Delicious
  • Digg
  • Newsvine
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Technorati

Comments

Tell us what do you think.

There are no comments on this entry.

Trackbacks

Websites mentioned my entry.

There are no trackbacks on this entry

Add a Comment

Fill in the form and submit.

loading