Ajedrez de Estilo

Noticias de ajedrez – Argentina y del mundo

Una plácida partitura

By on septiembre 13, 2014

ajedrez-y-musica-una-placida-partitura

 

Cabe establecer un paralelismo entre ajedrez y música como artes del pensamiento y del sonido respectivamente. Esta idea…

..fascinó a los artistas musicales desde hace siglos; el número de ejecutantes y compositores amantes del juego de los reyes es muy considerable.

Aunque el paralelismo entre ajedrez y música es una evidencia, todavía no existe un estudio general del tema.

Ya escribimos oportunamente sobre la exposición de la Sociedad Lasker, Berlín sobre “Ajedrez y música” en el mes de mayo del presente año.

Cabe recordar que existen tres campos temáticos que nos aproximan al núcleo de la cuestión:

1. El valor que, en el transcurso de los siglos, ha venido atribuyéndose al ajedrez, al igual que a otras artes, en la educación y en la vida cotidiana.
2. La pasión por el ajedrez de algunos compositores y músicos; y
3. La aplicación de temas de ajedrez en las producciones musicales y la interpretación de temas que se apoyan en los pensamientos de ajedrez respectivamente en las técnicas de composición.

Ajedrez y música en el pasado

Ya desde la edad media, cuando se desarrolló paso a paso la forma de juego actual, el ajedrez figuró – como se puede ver reflejado en la pintura, el arte gráfico y los labores artesanales – entre las manifestaciones características de la educación y la diversión cotidiana en el seno de la sociedad burguesa.

Ajedrez y arte de trovar emergen en muchas imágenes y textos; – especialmente en la pintura holandesa del siglo XVII – como parte esencial de la formación burguesa, tanto en el aspecto pedagógico como en el lúdico..

Músicos jugadores de ajedrez

La personalización también es un campo muy interesante:

¿Qué dicen los  expertos en ambos terrenos? ¿Podría hablarse de un estilo de ajedrez característico de los ajedrecistas músicos?

Algunos elementos de nuestra indagación nos ofrecen hechos indubitados, otros aportan datos menos conocidos que sólo nos permiten conjeturas.

François-André Philidor, Robert Schuman, Arnold Schönberg y Sergei Prokofiew figuran entre los compositores ajedrecistas.

La importancia de Philidor para la historia del ajedrez no deja lugar a dudas: representa un hito que no puede ser ignorado. El estilo ajedrecístico del gran maestro respiraba sosiego y talante equilibrado, como corresponde a la etapa neoclásica por la que, en su época, discurrían las artes plásticas y musicales.

No conocemos muchos detalles sobre el estilo ajedrecístico de Schumann, pero sabemos que este compositor romántico era aficionado a resolver problemas de ajedrez, como testifican los apuntes de sus diarios, que – por cierto – fueron acogidos por Adolf Julios Theodor Filding en su libro “Instrucciones para el  aprendizaje metódico del ajedrez”.

En otro fragmento de sus apuntes, fechado en mayo de 1826, esbozó su idea sobre la psicología del jugador de ajedrez: “La mayoría de los jugadores se comporta ante el tablero de manera semejante a su carácter personal. Así pues, el conocimiento del carácter permite predecir las reacciones del  jugador de ajedrez.”

Por esto, durante la partida podemos aprender rápidamente a conocer a las personas: acaloramiento, cólera, frialdad, palidez, furia etc., son manifestaciones del carácter del jugador.

Las observaciones precedentes pueden aplicarse a Sergei Prokofiew, uno de los grandes compositores rusos del siglo XX, cuya existencia fluctuó entre el imperio agonizante de los zares, la modernidad de las grandes ciudades de Occidente y el totalitarismo soviético.

Siempre que tenía ocasión, desafiaba a quien tenía a su alcance a una partida de ajedrez.

Pudo jugar contra Alekhine y Capablanca durante unas simultáneas en San Petersburgo, 1914 y contra Lasker en Paris, 1933.

Tampoco sus colegas se libraron. Entre sus contrincantes figuraron Maurice Ravel y David Oistrach, el violinista del siglo, en un match público, en 1937 en Moscú. Si repasamos dos de sus partidas podemos apreciar cierto paralelismo entre el estilo ajedrecista de Prokofiew y su talento de composición.

El pianista ruso, Andrei Gawrilow, por ejemplo interpretó una vez la octava sonata de piano de Prokofiew como “el intercambio casi irritante entre frivolidad burlona y agresión.”

De forma similar y curiosa acometió sobre el tablero a Emanuel Lasker, un hombre sumamente objetivo, que no fue una excepción para el ruso, como se demostró en la partida contra Ravel, porque los motivos tácticos siempre están encendidos.

Lasker Sergei Prokofiew

Emanuel Lasker – Sergei Prokofiew
Apertura Española.
Paris (simultáneas) 1933

Ver en Visor

Fuente:  http://www.tabladeflandes.com/frank_mayer/frank_mayer302.html

 


Share Our Posts

Share this post through social bookmarks.

  • Delicious
  • Digg
  • Newsvine
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Technorati

Comments

Tell us what do you think.

There are no comments on this entry.

Trackbacks

Websites mentioned my entry.

There are no trackbacks on this entry

Add a Comment

Fill in the form and submit.

loading