Ajedrez de Estilo

Noticias de ajedrez – Argentina y del mundo

Participantes del torneo de Hastings 1895

Participantes del torneo de Hastings 1895

Ayer, 2 de septiembre, se cumplieron 119 años de la finalización del torneo más importante del siglo XIX, el de Hastings 1895.

Participaron los mejores ajedrecistas de ese momento, “Los grandes cuatro”, como los denominó Reuben Fine, eran los máximos favoritos: el alemán Emanuel Lasker, que se había convertido el año anterior en el segundo campeón mundial de la historia, el ex campeón del mundo William Steinitz, nacido en Austria, que representaba a EE.UU., el padre del ajedrez ruso Mikhail Chigorin, y el alemán Siegbert Tarrasch, aspirante al título mundial, que nos legó una frase célebre, “El ajedrez, como el amor, como la música, tiene la virtud de hacer feliz al hombre”.

Participaron 22 maestros, entre ellos el inglés Joseph Blackburne y un joven estadounidense de 22 años, con quien nadie contaba, Harry Nelson Pillsbury.

Luego de 9 rondas el líder del torneo era uno de los aspirantes, Chigorin, con nada menos que 8 puntos sobre 9, seguido sorprendentemente de Pillsbury y del alemán Curt von Bardeleben, con 7½, Lasker tenía 7 puntos y el resto estaba más distanciado.

Steinitz, tras comenzar con 4½ puntos sobre 5, había perdido cuatro partidas consecutivas.

Cuenta la escritora y promotora Rhoda A. Bowles en un artículo llamado “Algunos ajedrecistas célebres que conocí”, que llegó al torneo cuando se estaba jugando la 9ª ronda y un desesperado Steinitz, derrotado ese día por Lasker, le contó sus penas, que no podía dormir y que estaba destrozado, ella a duras penas pudo darle ánimos y le sugirió que descansara, que se acostara aunque no lograse dormir, Steinitz le agradeció el consejo, que prometió cumplir, “me agradeció, pero se fue con el corazón entristecido”.

En la 10ª ronda Steinitz se enfrentó a uno de los que compartía el segundo lugar, el todavía invicto von Bardeleben, la Sra. Bowles fue a ver la ronda, cuando llegó, le dijo a Steinitz que había ido a darle suerte y que creía que iba a ganar, tras esas palabras “El cambio en su mirada fue sorprendente, de una expresión demacrada pasó a una mirada con determinación hacia su oponente…”.

Steinitz jugó una de las partidas más hermosas de la historia, con un desenlace espectacular que ganó con todo merecimiento el Premio de Belleza del torneo.

“En la jugada 25ª (eso creo) me hizo señas para que me acercara a su mesa y me dijo “Gracias, sí que me ha traído suerte, ¡anuncié mate en 10 jugadas!”.

Pudo hacer eso porque su rival había abandonado la sala de juego, y él creía que no volvería a reanudar la partida.

“Steinitz lamentó que no hubiera llegado cuatro días antes”, comentó la Sra. Bowles.

 

Hay información confusa sobre las razones por las que von Bardeleben no volvió ese día, se especula con que no quería abandonar felicitando a Steinitz, porque no le caía bien, otra versión dice que no apareció como protesta porque el entusiasta público felicitaba a los ganadores cada ronda y eso lo disturbaba, lo que es extraño, porque tenía 7½ puntos sobre 9, y él había sido uno de los homenajeados varias veces, en todo caso los organizadores tomaron medidas para impedir los aplausos y vítores a partir de la ronda siguiente y el torneo siguió sin incidentes.

Pasado un tiempo con von Bardeleben sin aparecer, Steinitz comprendió que su rival no volvería y dijo al público que había anunciado mate en 10 jugadas y que lo mostraría cuando cayese la aguja de su rival, así fue, “El Sr. Steinitz, para regocijo de los espectadores que habían estado esperando pacientemente, mostró el sorprendente mate en 10 jugadas de acuerdo a su promesa”, se pudo leer en el Newcastle Weekly Courant del 8 de septiembre de 1990.

El torneo se convirtió pronto en un duelo a tres, Lasker, Pillsbury y Chigorin, que lideraban el torneo al término de la 17ª ronda, con 13½ puntos.

En la 18ª ronda la punta fue tomada en solitario por Lasker con 14½ puntos, en la 19ª fue Chigorin quien tomó el mando con 15 puntos y en la 20ª ronda Pillsbury fue el único líder por primera vez, con 15½ puntos, un liderazgo que transformó en victoria al vencer en la última ronda.

Fue una gran sorpresa que el (merecido) vencedor fuera Pillsbury, a pesar de caer derrotado por Chigorin y Lasker hizo el 50 % contra “Los cuatro grandes” al vencer a Tarrasch y Steinitz, Pillsbury totalizó 16½ puntos, seguido por Chigorin con 16, Lasker 15½, Tarrasch 14, Steinitz 13, etc.; von Bardeleben hizo 11½ puntos y compartió el 7º lugar con el inglés Richard Teichmann.

Pillsbury se convirtió en un claro aspirante al título mundial, pero ya en el siguiente torneo su salud se deterioró seriamente y no pudo cumplir con lo que parecía su destino.

Recordemos el Premio de Belleza del torneo, basado en comentarios de Kasparov de Mis Geniales Predecesores 1, que van entre comillas. “¡Fue una partida digna de mis mejores años!” dijo Steinitz, que entonces tenía 59 años.

William Steinitz – Curt von Bardeleben
Apertura Italiana [C54]
, Hastings (10), 17.08.1895

Ver en visor

 

Lea el artículo con más fotografías ilustrativas aquí

 

 

 


Share Our Posts

Share this post through social bookmarks.

  • Delicious
  • Digg
  • Newsvine
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Technorati

Comments

Tell us what do you think.

There are no comments on this entry.

Trackbacks

Websites mentioned my entry.

There are no trackbacks on this entry

Add a Comment

Fill in the form and submit.

loading