Ajedrez de Estilo

Noticias de ajedrez – Argentina y del mundo

img_7111

No hace calor, pero el ventilador va a tope

Y ahí está el problema: rara vez puedes comprobar que el rumor merece ser tratado como una noticia. Por ejemplo, ayer (viernes) me encontré por la calle con el ilustre turco Ali Nihat Yazici, vicepresidente de la FIDE, que iba en bicicleta a dar una vuelta por la ciudad. Ante él hay que quitarse el sombrero cuando se habla de lo que ha logrado en Turquía: que el banco más importante del país patrocine a la federación, y que su país sea la sede de numerosos Campeonatos del Mundo y de Europa. Pero cuando se trata de líos electorales, tiene más peligro que un león hambriento. Tras un afectuoso saludo, me suelta: “Hay por lo menos 20 equipos que están a más de una hora en autobús de la sala de juego. Y todos ellos van a votar por Iliumyínov. Los votantes de Kaspárov están alojados en la ciudad, sin excepción. Es una vergüenza”, y se va, pedaleando.

Comprobar con exactitud que esa supuesta discriminación vergonzosa es cierta no es nada fácil cuando los participantes totalizan cerca de 3.000 (sumando jugadores, capitanes, delegados, directivos, árbitros, periodistas, acompañantes y aficionados) de más de 170 países. Si me hubiera dedicado a ello, no habría podido hacer nada en todo el día. Sin embargo, dos fuentes fiables me hacen pensar que el ínclito Ali exagera. El jefe de prensa, Morgan Lillegard, alega: “El criterio de la organización es muy claro. Todos los jugadores posibles deben alojarse en la ciudad, en hoteles, apartamentos o casas particulares; quienes están lejos prioritariamente son los árbitros y los delegados. Obviamente, puede haber alguna excepción porque el número de camas en la ciudad es muy limitado”. Y eso coincide con el testimonio del árbitro español Luis Blasco: “Los árbitros estamos en un sitio idílico, junto al mar y debajo de las montañas, pero a una hora y cuarto de la sala de juego. He visto la lista de los alojados allí, y sólo hay unos pocos jugadores”.

Hoy me encuentro en la sala con el búlgaro Silvio Danáilov, presidente de la Unión Europea de Ajedrez y aliado de Gari Kaspárov, muy enfadado: “Hemos descubierto que los del bando de Iliumyínov han falsificado 18 proxies (votos por delegación, a través de un papel firmado por quien tiene el derecho a ese voto, que se lo entrega a otro votante), y de nada servirá que apelemos al Comité Electoral porque el 75% de sus miembros son partidarios de Iliumyínov. Podríamos recurrir al Tribunal Deportivo de Lausana [Suiza], pero eso cuesta mucho tiempo y mucho dinero”.

La segunda parte de esa acusación (la supuesta parcialidad del Comité Electoral) me parece muy verosímil porque así ha sido desde que cubrí la primera elección de presidente, en 1986; pero no tengo pruebas ni testimonios irrefutables. Y la primera me parece digna de tenerse en cuenta porque hay muchos antecedentes similares en los últimos tres decenios; pero intentar verificar si esos 18 papelitos se han procesado de manera legal me obligaría a no hacer nada más en toda la Olimpiada, y aún no tendría ninguna garantía de éxito.

Así funciona la FIDE… y, por desgracia, así funciona el mundo: en la gran mayoría de los países la corrupción es algo cotidiano, normal; en unos pocos no es normal pero sí frecuente, aunque esté severamente castigada; y en poquísimos, como Noruega, es algo muy extraordinario. Teniendo en cuenta que la FIDE engloba en este momento a 181 países, saque el lector sus pertinentes conclusiones.

Por lo demás, ambos candidatos han exhibido hoy una ternura conmovedora, muy poco habitual en ellos. Kaspárov ha paseado entre las mesas de juego con su hija pequeña, Aida, de 7 años, a quien iba explicando muchos detalles. Iliumyínov se ha sentado en la caseta oficial de su candidatura como suelen hacer los escritores durante la Feria del Libro, con su mejor sonrisa para firmar autógrafos, hacerse fotos, dar regalos o prometer la Luna a quien le vote.

Todo eso me parece bien, por supuesto, si no fuera porque Iliumyínov y los suyos no han parado de utilizar en toda la tarde una puerta corredera de persiana metálica que se supone que es sólo para emergencias, y que produce un ruido del demonio. Y por qué me molesta tanto eso, se preguntará el lector. Pues porque justo a dos metros está instalado el estudio de televisión de ChessBase, donde grabamos cada día muchas horas de entrevistas y comentarios en inglés y español para Play Chess. Hoy, mientras hablaba ante las cámaras con Ana Matnadze y Esteban Jaureguizar me he acordado numerosas veces de toda la familia del excelentísimo presidente, así como de sus allegados. Y esta vez mi furia no tiene nada que ver con cuestiones políticas.

Mañana más, y esperemos que sin ese ruido infernal.

 

Fotos y crónica: Leontxo García


Share Our Posts

Share this post through social bookmarks.

  • Delicious
  • Digg
  • Newsvine
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Technorati

Comments

Tell us what do you think.

There are no comments on this entry.

Trackbacks

Websites mentioned my entry.

There are no trackbacks on this entry

Add a Comment

Fill in the form and submit.

loading