Ajedrez de Estilo

Noticias de ajedrez – Argentina y del mundo

Garry Kasparov en 1989

Garry Kasparov en 1989

Tras la etapa de Barcelona, a principios de 1989, solo faltaban dos torneos para concluir la Copa del Mundo, la rivalidad deportiva entre Kasparov y Karpov seguía todavía sin decantarse claramente por ninguno.

En junio se jugó la penúltima etapa en Rotterdam, Holanda, con la presencia de Karpov, pero sin Kasparov, ambos sí coincidirían en el último torneo de la serie que se iba a jugar en Skelleftea, Suecia, en agosto.

Karpov tenía 80½ puntos, fruto de un primer lugar y dos segundos puestos, Kasparov tenía 83 puntos tras dos victorias y un segundo puesto, por lo que si Karpov ganaba en Holanda, y luego superaba a Kasparov en Skelleftea, se adjudicaba la Copa del Mundo.

Karpov llegó visiblemente cansado a Rotterdam, había estado ocupado con su cargo en el Parlamento Soviético, pero al comienzo su juego no lo notó, comenzó con 5 puntos sobre 6 y luego 9½ sobre 12, a falta de tres partidas, con solo tres tablas habría cumplido con su primer objetivo.

Parecía encaminado a un triunfo espectacular, pero en ese momento el cansancio se hizo notar, perdió las tres últimas partidas con un patrón similar, luchó por la victoria ante Salov, tuvo ventaja, al perderla no quiso tablas y Salov ganó; ante Ljubojevic estaba ganado pero no consiguió rematar la partida y cosechó otra derrota al querer ganar cuando ya no era posible, con Nunn perdió por primera y única vez (le ganó 5 veces), quedó con clara ventaja para ir perdiéndola y cosechar otra derrota.

En partidas donde “normalmente” hubiera hecho 2 o 2½ puntos, hizo 0, con lo que terminó segundo a un punto de Timman.

Kasparov llegó al sexto y último torneo de la Copa del Mundo en Skelleftea con el triunfo casi “cantado”, solo sería desplazado si colapsara como Karpov en Rotterdam.

Kasparov lamentó no haber aprovechado varias posiciones ventajosas, pero su juego  bastó para compartir el primer puesto con Karpov, con 9½ puntos sobre 15, la clasificación final de la Copa del Mundo evidencia la superioridad de ambos sobre el resto:

1º Kasparov – 83 puntos, 2º Karpov – 81, 3º Salov – 68½, 4º Ehlvest – 68, 5º Ljubojevic – 66½, 6º Nunn – 65½, 7º/8º Beliavsky y Short – 63½, 9º/10º Huebner y Timman – 57½, etc.

Fue una competencia magnífica, un gran éxito de la GMA; se jugaron torneos clasificatorios para la segunda Copa del Mundo, pero no la hubo, Kasparov abandonó la GMA al quedar en minoría y la organización desapareció.

Kasparov era el campeón del mundo y el número 1, necesitaba un nuevo reto, ese fue tratar de batir el récord de Elo de Fischer, de 2.785 puntos, es un récord devaluado por la inflación que sufre el Elo, pero un logro importante y sobre todo muy mediático.

El asalto lo iba a intentar en el tradicional torneo de Tilburgo, un súper-torneo a doble ronda de Categoría XVI, que iba a celebrar su 13ª edición del 14 de septiembre al 3 de octubre de 1989; el torneo fue también un homenaje a Tigran Petrosian, su viuda Rhona asistió a la inauguración del certamen.

Kasparov volvía a Tilburgo después de un relativo fracaso en 1981, su objetivo era lograr 11 puntos sobre 14 para superar el récord de Fischer.

Otro estímulo para Kasparov fue la participación de la estrella emergente Vassily Ivanchuk, que había ganado en Linares delante de Karpov y ya era el 3º de la lista Elo, a esto se añadió algo que Kasparov consideró una afrenta: tanto Korchnoi como Botvinnik y Sosonko pronosticaron la victoria de Ivanchuk.

En Kasparov on Kasparov el campeón mundial escribió: “Había sido desafiado y decidí demostrar todo lo que soy capaz de hacer”.

Korchnoi hizo 8½ sobre 14, y se lamentó de que ese resultado hubiera podido ser suficiente para ganar el torneo en circunstancias normales, pero un Kasparov en la plenitud de su carrera hizo ¡12 puntos! y le sacó nada menos que 3½ puntos de ventaja.

Ese resultado, y el récord batido de Fischer trajo a la memoria el Campeonato de EE UU de 1962/63 donde Fischer hizo 11 puntos sobre 11, y el director del torneo Dr. Kmoch felicitó a Larry Evans (el 2º clasificado) por “ganar” el torneo, y a Fischer “por ganar la exhibición”.

Kasparov comenzó demoliendo la Variante del Dragón de Piket, precisamente con una “marca patentada” por Fischer, el sacrificio de calidad Txh5 en el momento preciso.

Tras un empate con Ljubojevic en la 2ª ronda venció a Sax en 30 jugadas con un Ataque Keres, vino un nuevo empate, ante Korchnoi, y con 3 puntos sobre 4 el torneo era liderado por Korchnoi, Ivanchuk y Kasparov.

En la 5ª ronda jugó con Ivanchuk, no sacó gran cosa en la apertura pero lo superó en el medio juego, y con 4 sobre 5 compartía el liderazgo con Korchnoi, tras esa partida Ivanchuk se derrumbó mientras que Kasparov consiguió cuatro victorias seguidas.

En la 8ª jornada Kasparov volvió a su (cercana) juventud, con un brillante ataque en la India del Rey, es la partida que recordamos hoy.

El torneo finalizó así: 1º. Kasparov – 12 puntos sobre 14, 2º Korchnoi – 8½, 3º/4º Ljubojevic y Sax – 7, 5º Ivanchuk – 6½, 6º/7º Agdenstein y Hjartarson – 5½, 8º Piket – 4.

Asistamos a una clase magistral sobre la India del Rey, basada en comentarios de Kasparov.

Jeroen Piket – Gary Kasparov
Defensa India del Rey [E99]
, Tilburg (8), 24.09.1989

Ver en visor

Leer el artículo completo en La Tabla de Flandes

 

 


Share Our Posts

Share this post through social bookmarks.

  • Delicious
  • Digg
  • Newsvine
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Technorati

Comments

Tell us what do you think.

There are no comments on this entry.

Trackbacks

Websites mentioned my entry.

There are no trackbacks on this entry

Add a Comment

Fill in the form and submit.

loading