Ajedrez de Estilo

Noticias de ajedrez – Argentina y del mundo

Mihail Tal y Gary Kasparov, en 1988

Mihail Tal y Gary Kasparov, en 1988

El equipo soviético para la olimpiada de Salónica, que se iba a jugar del 12 al 30 de noviembre de 1988 era inigualable, lo componían el campeón del mundo Kasparov y el subcampeón Karpov junto a los mejores jugadores soviéticos, Yusupov, Beliavsky y como reservas Ehlvest e Ivanchuk, todos estaban en buena forma como se vio en los tres torneos de la Copa del Mundo y otras competencias disputadas en 1988.

En la olimpiada de Dubái 1986 la URSS venció con grandes apuros, ayudada en gran parte por la abultada victoria española sobre Inglaterra, se suponía que en Salónica los mayores rivales iban a ser Inglaterra y EE UU, los que casi le arrebataron el oro en Dubái, y en menor medida Hungría, Yugoeslavia, etc.

La URSS comenzó bien, con victorias ante Siria (3½ a ½) y Filipinas (3 a 1), allí Kasparov venció a Torre; en la 3ª ronda llegó el match contra Argentina, en teoría más exigente, Kasparov comenta en Kasparov on Kasparov Part II su partida contra Cámpora, “una tensa batalla con enroques en flancos opuestos… tenía un enorme deseo de jugar aguda y brillantemente”, así fue, y la URSS ganó 4 a 0.

En la ronda siguiente Rumania también cayó aplastada (3½ a ½), Kasparov ganó a Gheorghiu con su dinámica India del Rey.

El capitán del equipo soviético, Sergey Makarychev, destacó la energía y liderazgo de Kasparov, que marcó el firme paso del equipo en el torneo, mientras que el capitán de la escuadra femenina soviética, Aivar Gipslis dijo: “Nunca había visto al campeón del mundo tan decidido, convincente, pleno de ideas y enérgico en su implementación”.

Yasser Seirawan en 1980

Yasser Seirawan en 1980

En la 5ª ronda la URSS ganó 3 a 1 a Islandia, y en el match crucial contra Inglaterra de la 6ª jornada Kasparov venció espectacularmente a Short y Karpov a Speelman, con lo que la URSS ganó también por 3 a  1.
Con 20 puntos sobre 24 la URSS parecía dejar claro que no se iban a repetir los triunfos sufridos de Malta 1980 y Dubái 1986 y menos aún la derrota de Buenos Aires 1978, ya aventajan al máximo rival, Inglaterra, en 4½ puntos.

En la 7ª ronda Suecia (que anteriormente había derrotado a Hungría por 3 a 1) logró un meritorio empate ante la URSS, sin Kasparov, que volvió en la 8ª ronda en la que la URSS venció a Yugoeslavia por 2½ a 1½, Kasparov venció a Ljubojevic.

Luego de la 8ª ronda la URSS lideraba con 24½ puntos seguida de EE UU y Suecia con 21½, y más atrás Inglaterra, Hungría y Holanda con 20½.

El match contra EE UU en la 9ª ronda era el más exigente que le restaba a la URSS, recordemos que EE UU les había ganado en Dubái 1986 y en Salónica 1984.

Kasparov derrotó a Seirawan, que le había ganado en Dubái, elevó su rendimiento a 6½ puntos sobre 7 y la URSS ganó por 2½ a 1½, casi decidiendo la lucha por el oro.

Kasparov comentó la partida extensamente en el libro citado, también Seirawan en su libro Chess Duels; antes y después de comentar esta partida habla con afecto y admiración sobre Kasparov, aclarando que existen dos Garrys, “el bueno y el malo”, y que “Si hay una persona en el mundo que quiero que represente al ajedrez y hable con un patrocinador, es Garry el bueno. Es ingenioso, encantador, erudito…”, mientras que “Garry el malo puede ser maleducado, malhumorado y grosero, y hacer que el patrocinador más entusiasmado guarde su chequera y corra a la salida más cercana”.

En la partida de Salónica durante un tiempo se hizo presente Kasparov “el malo” y a punto estuvo de ocurrir un escándalo de proporciones mayúsculas.

Seirawan relata que al principio Kasparov jugaba de modo normal, pero a partir de cierto momento, tras la jugada 20, empezó a mover las piezas de modo más agresivo, atornillando las piezas, etc., con lo que Seirawan iba irritándose cada vez más, en la jugada 28, al mismo tiempo que hacía una muy buena jugada, Kasparov golpeó con el puño cerrado el reloj, y todas las piezas se movieron, fue tan violento que afectó a las piezas de la partida de al lado entre Karpov y Gulko.

Seirawan estaba furioso y así describe su reacción  “Decidí que allí y entonces era el momento en que un puñetazo a su mandíbula era la respuesta requerida, y apreté mi puño”, pero el instinto de conservación de Kasparov impidió que Seirawan hiciera “su jugada”, Kasparov “puso sus manos en el aire y repitió ´¡Perdón!. ¡Perdón!. ¡Perdón!` Repetidamente. Mientras colocaba las piezas en su posición correcta. El súbito cambio de Garry a una disculpa tan humilde me desarmó”, y toda la carga de adrenalina se quedó sin destinatario.

Seirawan dijo que en toda su carrera nunca antes ni después estuvo en una situación similar (tampoco Kasparov), y la partida no se le olvidó hasta mucho tiempo después.

Esto sucedió hace 26 años, por lo que hoy es solo anecdótico; ojalá que el próximo Presidente de la FIDE sea Kasparov “el bueno”, como desea la gran mayoría de los ajedrecistas.

Volvamos a la olimpiada, la URSS aminoró el ritmo y empató en la 10ª ronda con Hungría (Kasparov entabló con Portisch) y en la 11ª con Holanda (Kasparov no jugó), con lo que Inglaterra se acercó un poco, pero luego vino un acelerón final de los soviéticos, 3 a 1 a Dinamarca, y luego 3 a 1 a Bulgaria, con lo que ganaron la olimpiada a falta de una ronda, en la jornada final derrotaron a Checoeslovaquia 3½ a ½.

La emoción estuvo reservada para la lucha por la plata y el bronce, antes de la última ronda Inglaterra tenía 33 puntos, seguida de Hungría, EE UU y Holanda con 32.

Hungría y EE UU empataron mientras que Inglaterra perdió con Holanda por 1½ a 2½, fue una “derrota dulce” pues les valió para superar por desempate a Holanda y conseguir la plata, algo que lograba por tercera vez consecutiva en las olimpiadas.

Gran resultado para Holanda, que, sin Timman, logró su segunda medalla olímpica, la primera fue la plata de Haifa 1976, pero allí no participó el bloque del este.

Kasparov logró otra vez el oro individual en el primer tablero, con 8½ puntos sobre 10 (+7=3) y 2.877 de rating performance; el aporte de Karpov, con 8 sobre 10 fue valioso.

Veamos esa “accidentada” y muy complicada partida basada en comentarios de Kasparov, que van entre comillas, Seirawan y otros.

Garry Kasparov – Yasser Seirawan
Gambito de Dama aceptado [D21]
, Olimpiada de Salónica (9), 22.11.1988

Ver partida en visor

Lea el articulo con más fotografías en La Tabla de Flandes


Share Our Posts

Share this post through social bookmarks.

  • Delicious
  • Digg
  • Newsvine
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Technorati

Comments

Tell us what do you think.

There are no comments on this entry.

Trackbacks

Websites mentioned my entry.

There are no trackbacks on this entry

Add a Comment

Fill in the form and submit.

loading