Ajedrez de Estilo

Noticias de ajedrez – Argentina y del mundo

Timman, Karpov y Kasparov, en Amsterdam 1988

Timman, Karpov y Kasparov, en Amsterdam 1988

 

Anand dijo que a diferencia de Kasparov, él no tiene un interés especial en su lugar en la historia, y es verdad, no podemos encontrar frases “históricas” de él, algo que sí vemos en Kasparov; no es mejor ni peor, es otra personalidad.

Tras retener su título mundial en un desenlace dramático en Sevilla, Kasparov dijo, y lo repitió en su libro Garry Kasparov on Garry Kasparov. Part II : “Quiero jugar. Jugaré tanto como sea capaz. Estoy llegando a la edad donde estoy obligado a tratar y conseguir mi pleno potencial, a lograr en el juego lo máximo que pueda”.

Los deseos anunciados de Kasparov se postergaron desde diciembre de 1987 hasta mediados de mayo de 1988 en Ámsterdam, y pudo tardar más.

En contra del contrato firmado, dijo a Europe Echecs que no iba a jugar hasta junio, la advertencia de que iban a emprender acciones legales hizo que Kasparov acudiera a Ámsterdam para “destrozar la competencia”, según tituló New in Chess a su exhibición.

Fue un cuadrangular a cuatro vueltas contra Karpov y los holandeses Jan Timman y John van der Wiel; la elección de números fue original, tres semanas antes de la inauguración se les pidió que pronosticaran la cotización del dólar en coronas holandesas del 12 de mayo de 1988, el que más se acercó fue Timman (en el libro de Kasparov se dice que fue van der Wiel) que eligió el número 2, van der Wiel eligió el 4, y Karpov el 3, al menos acertado, Kasparov, le quedó el número 1.

En la inauguración Kasparov dijo que creía una buena señal tener el número 1 y que en contra de los rumores que decían que no iba a ir (sí, eso dijo el joven e “imaginativo” Kasparov), enfatizó que estaba feliz de jugar en Ámsterdam, eso sí fue verdad.

Kasparov, Karpov y Timman iban primeros empatados con 2 ½ puntos tras la 4ª ronda, en la 5ª ronda Kasparov venció a Karpov en una partida intensa, sacrificó equivocadamente material y quedó perdido; en posición compleja, Karpov pudo ganar “en una jugada”, pero el apuro de tiempo le hizo cometer errores, y perdió por tiempo en posición de tablas.

Tras esta encarnizada lucha, muy emotiva, donde la fortuna estuvo de su parte, Kasparov dio un impulso a su juego, y se hizo imparable.

En la tercera vuelta venció a van der Wiel y Timman e hizo tablas con Karpov, la 9ª ronda finalizó con esta clasificación: Kasparov 6½ puntos, Karpov 5, Timman 4, van der Wiel 2½.

Kasparov venció a van der Wiel en la 10ª ronda y su ventaja aumentó a dos puntos, ahí llegó la partida que recordamos hoy, el 127º encuentro entre “Las dos K”.

Kasparov dijo que para él era importante “obtener una victoria que no fuese  ‘dudosa’ (como en la segunda vuelta), sino ‘limpia’, para mostrar a todo el mundo que también podía jugar de modo diferente”.

Esa capacidad de plantearse retos estando en todo lo alto fue clave en su permanencia como número 1 durante tanto tiempo.

En vez de lanzarse a un ataque feroz como en la 2ª vuelta, Kasparov jugó una partida posicional, se pareció mucho a la última partida del match de Sevilla, se llegó a una posición donde la estructura y el material era casi idéntico, es algo inédito a ese nivel.

En ese momento yo estaba jugando un torneo en Las Palmas, donde también participaba el GM ruso-estadounidense Dmitry Gurevich, amigo de Kasparov, Gurevich se comunicaba con Kasparov y me contaba las novedades del torneo; me sentía muy afortunado, y lo era, al tener esa valiosísima información, dado que no existía Internet y las noticias de ajedrez en los diarios era casi nula.

Sobre esta partida me contó asombrado que Kasparov le había dicho que la estructura “era igual a la de Sevilla”, y que Karpov cometió el mismo error (45…h5? en Sevilla y 51…h5? en Ámsterdam) con lo que la victoria pasó a ser tan sencilla “que hasta tú podrías ganarla”, le dijo, Gurevich en vez de sentirse ofendido, me lo contó riendo.

Las palabras de Nikitin describiendo el torneo empezaron a dar la razón a la frase de Kasparov del inicio de esta nota: “La victoria del campeón del mundo en Ámsterdam fue total e impresionante. Ganó los tres mini-matches, no perdió ninguna partida, ganó más partidas que todos los otros jugadores juntos, y ganó de lejos el premio para el jugador más agresivo. Garry está ahora en una forma óptima de juego, y preparándose de forma adecuada. Es evidente es que busca un juego interesante en cada partida, con un trabajo intenso en el tablero, como lo hacía Fischer. Garry es sobre todo un creador, un investigador; lo más importante para él es la riqueza del juego, lo cual (¡lo cree firmemente!) también asegura los puntos necesarios”. Veamos esa partida entre “las dos K” basada en comentarios de Kasparov.

Garry Kasparov – Anatoly Karpov
Defensa Caro Kann, [B17]
, Ámsterdam (11), 4ª vuelta, 26.05.1988

Ver partida en el visor

Leer el artículo completo en La Tabla de Flandes

 

 

 

 


Share Our Posts

Share this post through social bookmarks.

  • Delicious
  • Digg
  • Newsvine
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Technorati

Comments

Tell us what do you think.

There are no comments on this entry.

Trackbacks

Websites mentioned my entry.

There are no trackbacks on this entry

Add a Comment

Fill in the form and submit.

loading