Ajedrez de Estilo

Noticias de ajedrez – Argentina y del mundo

Kasparov vs Karpov, Sevilla 1987

Kasparov vs Karpov, Sevilla 1987

El tercer match entre “las dos K” comenzó el 10 de octubre de 1987 en el Teatro Lope de Vega de Sevilla.

En los meses anteriores al duelo Kasparov debió recomponer su equipo de analistas, en su libro Kasparov on Kasparov Part II pasa de puntillas sobre lo acontecido en el match anterior, dice que “Con la partida de Timoshchenko y Vladimirov, solo permanecieron tres de aquellos con los que comencé la lucha, Nikitin, Shakarov y Dorfman”, cuenta que Azmaiparashvili se unió a su equipo, con él trabajó la Apertura Inglesa y en agosto se incorporó Dolmatov, con ellos Kasparov estaba seguro de que sus análisis de las partidas suspendidas iban a ser superiores al del equipo de Karpov.

Sevilla 1987 póster
Sevilla 1987 póster

Kasparov admitió que el match de Sevilla fue el más difícil de los cinco, porque creía que al ganar el tercer match de 1986, había logrado “la victoria final” sobre Karpov.

Poco antes del match de Sevilla publicó en varios idiomas su libro Hijo del cambio, escrito por un periodista británico, que le trajo más antipatía que admiradores.

Una de las cosas más graves es que acusaba de espía, sin pruebas, a Vladimirov; Spassky dijo a New in Chess en 1988: “Eso no es un libro, solo pude leer dos o tres páginas, eso es basura. Como campeón  mundial pagaría al menos un millón de dólares para deshacerme de una porquería como esa. Una vergüenza”.

El novelista y ajedrecista holandés Tim Krabbé sí lo leyó, quedó harto de autoalabanzas desmesuradas y la idea de que “el mundo se tornó en una gran conspiración contra su ascenso …no solo Kasparov es el campeón del mundo más joven en la historia, es también el más infantil”, escribió en New in Chess 1987/8; de modo similar a Spassky, dice que “¡Se arrancará los pelos por esta estúpida auto hagiografía  cuando tenga 40!”.

Eso parece haber ocurrido al ver el último libro; posteriormente Krabbé lamentó que el artículo fuera usado “por personas equivocadas”, cuando lo utilizó Campomanes.

Les cuento una broma que hacía hablando de algo menor: “En ese libro Kasparov habla de mí”, decía, la extrañeza de los interlocutores era palpable, se quedaban en silencio hasta que les decía “Donde dice que a Matamoros, Agdenstein [el primer entrenador de Carlsen], a mí y a los otros ganadores de medallas en Lucerna 1982 cualquiera del equipo soviético nos podría dar simultáneas”, y ahí llegaban las risas.

Ya que estamos, les cuento algo similar, en algunas clases mostraba una partida modélica de parte blanca, un juego posicional exquisito donde se puede apreciar la maestría de quien jugaba con blancas, todos aprendían y quedaban satisfechos, casi como despedida les decía con aire triunfador: “Esta partida es mía”, despertando una admiración creciente, pero antes de que sufrieran el Síndrome de Stendhal ante la belleza de mi juego les decía: “Yo jugaba con negras”, y otra vez brotaban las risas.

Volvamos a Sevilla 1987, muy pronto Kasparov vio que no iba a ser una tarea fácil y que su sistema nervioso no estaba adaptado para una intensa lucha.

Kasparov perdió con blancas en la 2ª partida, para en la 4ª devolver el golpe, “la 5ª partida fue extremadamente tensa y nerviosa”, comentó Kasparov, no pudo responder bien ante una novedad, cayó en apuro de tiempo y perdió.

“Mi estado de shock tras esta trágica partida fue aún más fuerte que tras la 2ª”, señaló, a pesar de haber superado a Karpov en el medio juego, “al pensar solo en ganar, sobrepasé los límites y omití las tablas, muestra de que no estaba listo para una lucha ultra-tensa”, Karpov ganaba 3 a 2.

Tras el empate en la 6ª partida Kasparov quedó mal en la 7ª, “tras una grandiosa batalla de dos días, con dificultad logré tablas en la 80ª jugada”, comentó complacido.

Leer el artículo completo, con partida comentada, aquí

 

 

 

 

 


Share Our Posts

Share this post through social bookmarks.

  • Delicious
  • Digg
  • Newsvine
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Technorati

Comments

Tell us what do you think.

There are no comments on this entry.

Trackbacks

Websites mentioned my entry.

There are no trackbacks on this entry

Add a Comment

Fill in the form and submit.

loading