Ajedrez de Estilo

Noticias de ajedrez – Argentina y del mundo

Partidas Memorables (117) José Raúl Capablanca vs Grigory Levenfish, Moscú 1935

Luego del torneo de Hastings 1930/1931 Capablanca estuvo tres años sin jugar, solo dio exhibiciones; volvió a competir a fines de 1934, nuevamente en Hastings.

La razón de su alejamiento probablemente tuvo que ver con los fracasos en concretar la revancha con Alekhine, a pesar de merecerlo: Chessmetrics.com sitúa a Capablanca casi siempre como el segundo del mundo en esos años.

No jugó torneos serios pero trabajó en mejorar su repertorio de aperturas, adaptándose a los nuevos sistemas, como luego se vio.

La razón de su entusiasta vuelta al tablero está en gran parte fuera de ella, Capablanca estaba separado, pero no divorciado, de su primera esposa, se divorció para poder casarse con Olga Evgenyevna Chubarova, a quien conoció a fines de la primavera de 1934, y con quien se casó el 20 de octubre de 1938.

Capablanca-y-Olga-1-469

 

Olga Capablanca comentó: “En aquellos años se decía que los tres hombres más guapos del mundo eran Ramón Novarro [actor mexicano], Rodolfo Valentino y Capablanca”.

Olga, Capablanca y Alfonso Hernández Catá, Diario de la Marina, 10 de marzo de 1942
Olga, Capablanca y Alfonso Hernández Catá,
Diario de la Marina, 10 de marzo de 1942

Kasparov y Olga Capablanca
Kasparov y Olga Capablanca

En Hastings su alejamiento del tablero se notó, por primera vez ocupó el cuarto puesto en un torneo, hizo 5½ sobre 9 puntos, superado por Euwe, Flohr y Thomas con 6½.

En la Nota 52, Galería de Maestros (10) recordamos la brillante victoria de Lilienthal sobre Capablanca.

Bogoljubow y Alekhine en 1934
Bogoljubow y Alekhine en 1934

Allí Capablanca se enfrentó por primera vez a un Botvinnik adulto, que salió quinto, en Half a Century of Chess, este escribió como introducción al enfrentamiento entre ambos en AVRO 1938, “José Raúl Capablanca siempre fue mi ídolo. Cómo no serlo si es un hombre, que hasta ser campeón del mundo ¡solo perdió ocho partidas de torneo!”, Botvinnik dijo que en su juventud la habilidad de Capablanca para calcular variantes lo hacía invencible, que sus piezas “…siempre trabajaban armoniosamente, y aun a las posiciones más sencillas les impartía una particular elegancia al jugar. Desde el momento en que nos encontramos en diciembre de 1934, en Hastings, nos hicimos amigos, a pesar de nuestras diferencias culturales y nuestra diferencia de edad. Seguimos siendo buenos amigos durante el período de cuatro años en que nos encontramos en torneos internacionales… siempre se sintió feliz por venir a Moscú”.

En febrero de 1935 juega, precisamente en Moscú, donde nuevamente sale cuarto; ganaron Botvinnik y Flohr, con 13 puntos sobre 19, Lasker ¡con 66 años! salió tercero con 12½ y Capablanca finalizó con 12 (+7, -2, =10).

Moscú 1935
Moscú 1935

A pesar de este resultado, en Achieving the aim Botvinnik vuelve a expresar su admiración por Capablanca: “…Jugó algunas partidas con una maestría asombrosa, pero lo que más me impactó fue su rápida y acertada valoración del final”.

Relata que con su amigo Slava (Viacheslav Vasilyevich) Ragozin analizaron una partida suspendida de este con Lasker, donde el ex campeón tenía algo de ventaja y que era vital en la lucha por el primer lugar, tras analizar meticulosamente encontraron “tablas en todas las variantes”.

Por simple seguridad decidieron consultar con Capablanca, (Botvinnik se disculpa por hacerlo), y “…mientras le mostraba las variantes, movía la cabeza asintiendo con una media sonrisa, pero de repente me frenó y afirmó que las blancas perderían un final sencillo que Slava y yo consideramos defendible. ¡Contra Capablanca no habríamos podido salvar el final!”; el final terminó en tablas porque “Lasker omitió una astuta trampa”.
Capablanca cayó dos veces, ante Riumin en la primera ronda, y en la novena ante Lasker, las relaciones entre ambos eran ya excelentes; este condujo una ofensiva contra el rey de Capablanca de modo impecable, pero Lasker estaba muy nervioso y no podía agarrar bien las piezas, Miguel A. Sánchez cuenta que “…ese estado de ansiedad fue transmitido a la esposa de Lasker, Marta, pero Capablanca, dándose cuenta de la situación, se sentó al lado de la anciana compañera de su rival y con voz tranquila le dijo: “No se preocupe usted tanto, que el doctor Lasker no tardará en ganar la partida”.

El suceso fue divulgado por la prensa soviética; algunos consideraron que si bien eso hablaba bien de las cualidades humanas de Capablanca, no tanto de su faceta competitiva. En The New York Times del 11 de enero de 1936 Capablanca escribió; “Me ganó en nuestra partida de Moscú el año pasado, lo hizo inobjetablemente. Todavía es el más formidable jugador que conozco en una partida aislada o en un match corto. Por supuesto que su edad sería un hándicap demasiado grande en un match largo”.

Capablanca en Margate 1935
Capablanca en Margate 1935

Capablanca terminó su gira jugando un tercer torneo, en Margate, Reino Unido, en mayo de 1935, donde terminó segundo tras Reshevsky, para tomarse otro año sin jugar torneos serios.

A fines de 1935 las esperanzas de jugar un match por el título mundial renacieron, ya que sorprendentemente Max Euwe se convirtió en el 5º campeón mundial, al derrotar en el match por el título a Alekhine.

Alekhine y Euwe en 1935
Alekhine y Euwe en 1935

Sobre este duelo, Capablanca escribió en El ajedrez Español de enero de 1936: “…El Dr. Euwe, a quien felicito cordialmente por su victoria, ha obtenido el título de campeón del mundo después de una dura lucha durante el cual se vieron actos que nunca se esperarían en un match por el Campeonato del Mundo…”, refiriéndose a los reportes indicando que Alekhine no siempre estuvo sobrio; Capablanca protestó porque ello fuera permitido por las autoridades del match.

También destacó el aumento de la popularidad del ajedrez en España, del que fue testigo en sus visitas a ocho ciudades, incluyendo Madrid y Barcelona, y en respuesta a la poca literatura en español, comentó que en Barcelona se habría de publicar la traducción de A primer of Chess y esperaba que el año siguiente ocurriera lo mismo con Chess Fundamentals, que asombrosamente aún no estaba traducido, también comentó una partida jugada en simultáneas con reloj en Barcelona; Capablanca publicó dos artículos más en esa revista, en febrero y en junio de 1936.

Multitud en el sepelio de Capablanca
Multitud en el sepelio de Capablanca. Marzo 1942

Veamos una de las pocas victorias de Capablanca basadas en una relativa buena preparación.

Artículo completo, con partida comentada aquí

 


Share Our Posts

Share this post through social bookmarks.

  • Delicious
  • Digg
  • Newsvine
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Technorati

Comments

Tell us what do you think.

There are no comments on this entry.

Trackbacks

Websites mentioned my entry.

There are no trackbacks on this entry

Add a Comment

Fill in the form and submit.

loading