Uruguay y la práctica milenaria del Jaque Mate

El ajedrez llegó a las costas rioplatenses en tiempos de la Colonia española, aunque para los primeros vestigios de popularidad fue necesario aguardar hasta fines del siglo XIX; tiempos en el que los bares habilitaron sus salones para la práctica y el entusiasmo de las gentes se encargó de forzar las puertas de apertura del primer club.

Sin embargo, mucho antes de la colonización, los uruguayos disfrutaban del sabor de una infusión; un ritual que incluye el vuelco de yerba y agua caliente sobre una calabaza (porongo) que da origen al mate. Su costumbre alteró a la iglesia que consideró que su elaboración contenía “hierbas del demonio”. Cuando los curas “pecaron” como Adán -no se trató de un mordiscón sino de una absorción-, el paraíso y el infierno siguieron existiendo. No fue el fin del mundo; acaso, con ello, se disparó “el perdón de los pecados”. Hoy, en Uruguay, ambas prácticas conviven, son milenarias: el Jaque y el Mate

Por Carlos Ilardo – La Nación blogs – Leer nota completa


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*